Cómo usar las bolas anales

Las bolas anales son básicamente una serie de pequeñas bolas, en cualquier caso más pequeñas que unas bolas chinas, que van unidas unas a otras por un cordón. Algunos modelos de bolas anales tienen las bolas finales más grandes que las iniciales. Si quieres saber cómo usar las bolas anales, aquí te dejo una pequeña guía y más abajo puedes ver los precios:

  1. Como siempre en el sexo anal, hay que comunicarse, no es una zona fácil sobre todo si no se tiene práctica ninguna. Tanto si vas a disfrutar de las bolas anales a solas o en compañía deberás estar atento a lo que te dice tu cuerpo o la otra persona. Cuando juegues con tu pareja preguntale si necesita más lubricante, si va bien, si quiere que sigas metiendo bolas, etc.
  2. Lubricante, fundamental en todos los juegos anales, además de una buena higiene, un buen lubricante!. Olvidate de aceites de cocina, mantequilla y otras soluciones caseras… para esto ya existe infinidad de marcas de lubricantes íntimos que podemos encontrar en sex shops, farmacias e incluso en algunos supermercados.
  3. Excitación, no pases directamente a la penetración anal, juega primero, estimula sus zonas erógenas como cuando os preparáis para hacer el amor, esto y las respiraciones profundas ayudan a relajar la zona del esfínter.
  4. Acariciar y masajear, con los dedos lubricados ve acariciando la zona exterior, trata de deslizar un dedo y luego otro más al interior, ve ayudando a dilatar y relajar los músculos pero sin formar, con amor y cariño.
  5. Comienza a insertar la bolas, ve poco a poco, de una en una, no hace falta que metas todas y puedes ir jugando a meterlas y sacarlas, posiblemente te fascine ver como se dilata y encoje el esfínter cada vez que pasa una bola a través de él.
  6. Añade más placer, no tienes porque centrarte únicamente en las bolas anales, mientras las tienes dentro puedes hacer otras cosas, hacer el amor, que de den o dar sexo oral, acariciar, etc.
  7. Al llegar al orgasmo aprovecha para ir sacando las bolas, el orgasmo provoca la contracción de los músculos, así que al estar saliendo las bolas en ese momento las sensaciones se intensificarán.

Con la práctica no sería raro que las bolas anales se convirtieran en tu juguete erótico favorito.